Un día en el mercado

tira de frutas 1

No soy ajeno para nada a los mercados, mi abuelita materna me llevaba casi todos los días, o por lo menos los jueves al mercado de San Marcos y nunca protesté; al contrario, esperaba ese momento con ansias pues siempre significaba probar diversos sabores, olores y una vez a la semana un juguete artesanal. Las sensaciones y los olores que hay en los mercados siempre me serán familiares y gratos. Al día de hoy no falto a casi ninguna cita con el mercado, mi esposa lo sabe y lo aprovecha, pues siempre se necesita la ayuda con las bolsas y a veces con las cuentas si alguna “delantaluda sale mera lista”, (no pude evitar usar esta expresión recién aprendida).

Mi esposa e hija con Marta, nuestra vendedora estrella
Mi esposa e hija con Marta, nuestra vendedora estrella

EL CENMA es muy diferente a cualquier mercado cantonal y de pueblos pequeños. Desde la entrada se respira la seguridad que brinda la presencia de efectivos de la policía municipal y la municipal de tránsito. Las calles son ordenadas, en excelente estado y muy amplias. Circulan miles de vehículos y se sabe que diariamente se mueven millones de quetzales en transacciones mayoristas y minoristas en el lugar, de hecho, hay dos agencias del mismo banco y cajero automático. La Central de Mayoreo hace honor a su nombre y no hubiera tomado el lugar del mercado de la 13 calle en la zona 11 (a donde solíamos ir antes) de no ser porque en el galpón 16 se abrió la oportunidad a vendedores minoristas, tiene todo lo que necesitamos y la verdad es que queda a menos de cinco minutos de mi casa, eso es insuperable, se extraña un poco el folclor de los mercados cantonales, pero ya hay comedores, vendedores ambulantes, y otros elementos típicos aunque a mi parecer deberían dejar entrar a más vendedores de artesanías para ese toque especial. Si me preguntan mi mercado favorito en la ciudad siempre será el mercado central, pero ahora casi es un viaje turístico para nosotros los sureños habitantes de Villa Nueva.

Me he centrado en las actividades de los minoristas pues no somos compradores mayoristas, la familia es grande pero no tanto para llevar una “picopada” de verduras. La verdad la experiencia fue un reto pues, aunque me gusta socializar y soy muy “platicador”, es muy diferente acercarse a las personas para entrevistarlos y hacer tantas preguntas. El reportero tiene cualidades únicas y respetamos mucho la profesión pues definitivamente no es fácil.

La afluencia al CENMA es desde temprano en la parte de mayoristas, en el lado de minoristas las actividades empiezan a las 8:00 a.m. y son intensas hasta las 16:00 horas. Los días más ocupados son los lunes, miércoles y viernes, esto fue una gran sorpresa pues uno piensa que el fin de semana se llenaría más. En lo personal casi siempre vamos sábados y se ve bastante bien, pero hemos ido algunos lunes e incluso un viernes y definitivamente cuesta conseguir parqueo.

Los niños corren libremente por los corredores del CENMA, las madres se sienten seguras, no llegan tantos niños y por experiencia propia sabemos que cuesta más comprar cuando hay que estar vigilando niños. Los vendedores llegan desde lugares como Santiago, Patzicía, San Lucas, y por supuesto de la capital. Los minoristas llegan en pick-ups, pero muchos llegan en Transmetro, la cercanía del medio de transporte más moderno de Guatemala les ha facilitado la vida y están muy agradecidos por todas las ventajas que trae consigo.

Las edades varían desde los muy jóvenes hasta los ancianos, quienes por cierto son los más alegres!
Las edades varían desde los muy jóvenes hasta los ancianos, quienes por cierto son los más alegres!

Las edades de los vendedores son muy variadas, se entrevistó dentro del rango y las opiniones son bastante parecidas. La palabra clave al hablar de criminalidad es:” está duro usted”, sin embargo dan gracias por estar en el CENMA pues les brinda mucha seguridad, los pocos ladrones que han detectado han sido capturados por la policía municipal sin mayores problemas ni conatos de linchamientos.

Los aumentos de precios son inevitables y no pueden hacer nada para no pasarlo a los clientes. La forma de regatear es la clásica guatemalteca, ellos bajan desde Q0.25 hasta Q1.00 dependiendo del precio, ya es una costumbre el regateo.

Finalmente puedo volver a mi blog, en principio por razones de viajes y trabajo y luego porque no podía encontrar el famoso “Dashboard” para abrirlo y editarlo. ¡Qué bueno que en esta inmensa comunidad siempre hay alguien que la ha pasado lo mismo y alguien paciente y amable que lo ayude!

En realidad el Internet es una de las mejores demostraciones de lo bueno que hay en los seres humanos, tenemos tanto que ver porque hay millones de personas que no son egoístas al compartir, ¡gracias internautas!

OK, de vuelta al mercado, pues lo más “peludo” para mi fue la pregunta sobre como se identifican, la verdad es que no es un problema para muchos llamarse indígenas, pero encuentran ofensivo que les llamen indios, por supuesto que en el CENMA no todos son indígenas así que hubo una mezcla. Las palabras “cholero”, “shumo”, “muco” y “naco” son ofensivas aun para que yo las pronuncie y no voy a negar lo difícil que me fue tratar de usarlas, debo ser sincero y decir que casi no las usé. Hay una buena mezcla de evangélicos, católicos y carismáticos y la verdad que no le ponen atención a las diferencias. Los contratos son  en su mayoría verbales aunque los mayoristas dan facturas a los minoristas y las personas que llegan a comprar para revender en sus colonias y/o negocios también piden facturas a los minoristas. Los vendedores consideran que lo que le pagan a la municipalidad mensual es un impuesto y no dicen pagar otros, una realidad muy escondida en este mercado es que ellos pagan Q200.00 quetzales mensuales de alquiler del espacio, pero los locales llegan a costar entre Q20,000.00 y Q60,000.00 dependiendo de su ubicación, pero esto no es algo “oficial”, algo más interesante es que al inicio nadie quería un local y ahora se los pelean.

El momento decisivo
El momento decisivo

En el mercado manda un comité, sentí raro que alguien me dijera que si había un comité formado principalmente por señoras y que alguien más me dijera que no había comité. Lo que se siente es que si lo hay y que son los, o mejor dicho “las” que mandan y organizan desde los puestos hasta recaudaciones para enviar ayuda al oriente. Las soluciones para la crisis económica que escuché me gustaron pues coincidieron en que hay que trabajar, otros dijeron crear fuentes de trabajo, pero el tema del trabajo predominó. En lo personal voy seguido al mercado y lo disfruto así que la experiencia no fue nueva, lo nuevo fue tener que hacer estas preguntas y atreverme a hacerlas, debo manifestar públicamente mi admiración por los reporteros pues es muy obvio oque esta no es ninguna labor fácil, les admiro y que sigan haciendo su trabajo mientras nosotros hacemos el nuestro, saludos periodistas guatemaltecos en general!.

p.s. Por cierto, las fotos de frutas al inicio y al final del blog las tomé personalmente, es una afición a tomarle fotos a lo que se mueve y no se mueve, sobre todo, flores, frutas, aves, mariposas, etc.

tira de frutas 2

Advertisements

Leave a comment

Filed under Uncategorized

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s